Categoría: Informes , 08 Agosto, 2017

Casa: con mayúscula de nombre propio

Casa: con mayúscula de nombre propio

Ver casas con nombre propio es uno de los indicadores indiscutibles de que estamos en un balneario, a diferencia de la aburrida numeración de la ciudad. Nombres de flores, de personajes históricos, frases hechas o palabras cuyo significado solo conocen quienes las eligen… es inagotable la fuente de posibilidades para quienes bautizan su casita en la playa como si fuese un ser que ha llegado al mundo.

Casas en el Este tuvo curiosidad y recorrió las calles de los balnearios para observar qué tipo de nombres se eligen, cuáles se repiten más, cuáles sobresalen por su originalidad. Y porque siempre queremos saber más, buceamos un poco en los orígenes de esta costumbre, y nos encontramos casi estudiando “oiconimia”, la rama de la onomástica que estudia los nombres propios de las casas.  

Un paseo por la historia

mapa2.png
"Lo del panadero", "Lo del carpintero", "Lo del doctor", así se denominaban antiguamente las casas en los pueblos, sin tener que colocar un cartel afuera.

Esta linda tradición de poner nombres a las casas se puede rastrear desde la antigüedad hasta nuestros días. Como todo en la historia, la renovación y evolución de esos nombres fue acompasando las referencias culturales de cada época. Durante los siglos XVI y XVII, el nombre de la casa equivalía a “la propiedad de”, representaba al fundador de la casa o a su grupo familiar y delimitaba su identidad, su posición en la sociedad y su riqueza o importancia. Ese nombre funcionaba de puertas para adentro y hacia el centro de la comunidad, sin la necesidad de poner un cartel o algo que lo exteriorizara. El apellido familiar o la profesión eran las grifas y se buscaba perpetuar su continuidad.

Hoy en día, poner nombre a una casa consiste en una decisión puramente personal, que se rige mediante otros códigos y cumple otras funciones. Pero aunque la elección es algo más arbitraria, el nombre de la casa en la playa sigue expresando información y nos dice muchas cosas sobre lo que representa, como quiénes la habitan, a quién homenajea, cuál es su principal característica o para qué se construyó.

Casas con identidad

Si pensamos en nombres de casas famosos a nivel mundial, enseguida se viene a la mente “La Chascona”, una de las viviendas que dejó como legado el poeta Pablo Neruda, y que hoy se puede visitar en Santiago de Chile. El origen de ese nombre es más que llamativo: se trata del apodo de quien en ese momento era su amante (y que  luego se convirtió en su tercera esposa), Matilde Urrutia.

la-chascona.png
La Chascona: de apodo cariñoso al nombre de la casa más famosa de Chile (Foto de Caroline Forest)

En nuestra costa también tenemos una casa legada por un gran artista: Casapueblo. Al bautizarla así, Carlos Páez Vilaró la hizo un poco de todos: era su casa, la que habitó hasta sus últimos días, pero también la de su pueblo, donde compartió –y sigue compartiendo cada día- sus creaciones y sus queridas puestas de sol sobre Punta Ballena.

casapueblo.png
El cartel que recibe  a los visitantes en Casapueblo (Foto de Carlos Borlone Leuquén)

 

En los pueblos pequeños de España las casas tienen nombre y cuando un visitante busca a "Fulano de Tal", probablemente nadie lo conozca. Sin embargo, si preguntan por el nombre de la casa (relacionado muchas veces al oficio u ocupación), se puede llegar rápidamente a la persona. Lo mismo sucede aquí en Uruguay, en algunos balnearios como La Pedrera, por ejemplo. La casa se encuentra muy ligada al territorio y es una parte importante para entender la relación con la familia, los vecinos y el entorno.

En la ciudad este relacionamiento no se produce en torno al nombre, ya que la numeración se vuelve uniforme y borra toda identidad de las personas que viven. El caso más rotundo es el de los apartamentos. Es cierto que algunos edificios tienen su nombre, pero más que nada por un tema empresarial o corporativista. En este sentido, se clausura toda posibilidad de individualizar a sus habitantes o mostrarnos quiénes son o a qué se dedican.

 

Ciudad-vs-playa.png
La numeración de las casas de ciudad versus la nomenclatura de las casas de playa

 

¿Por qué nombramos?

Por todo lo que venimos analizando, bautizar la casa es un acto de pertenencia y de alegría que fortalece el sentido de una determinada forma de vivir. Lo mismo pasa con el bautismo de los barcos, que de alguna forma, para los navegantes, también son una casa mientras están en el mar. La psicología considera que realizamos un mayor aprecio de aquellas cosas a las que conocemos por su nombre propio, y de este modo es que andamos por el mundo apropiándonos de los objetos a través del lenguaje.

Así es que poner nombre a una casa aumenta la sensación de propiedad, de pertenencia. Algunas personas lo consideran un ritual que es parte de la construcción del hogar. Y aquí, la diferencia entre las palabras “hogar” y “casa” nos da otra luz sobre el tema: el término “hogar” proviene del lugar donde se encendía el fuego y en cuyo alrededor se reunía la familia para calentarse; en cambio la casa refiere solo a la vivienda física. Quizás, a través del nombre, las familias dan a su casa en la playa ese calor de hogar, aunque en general no sea su vivienda permanente.

¿Qué nombre elegir para nuestra casa?

Seguramente, la persona que va a alquilar tu casa vea muchos otros aspectos antes que el nombre. Pero, como dijimos, ese nombre también le está aportando a esa sensación de hogar, así que vale pensar un lindo nombre para que exprese todo lo que tu casa significa para vos y tu familia. Casas en el Este estuvo investigando los nombres de todas las casas de sus listados para  elaborar esta detallada clasificación onomástica, y ayudarte en la elección si tu casa todavía no fue bautizada.

Infografia.png
A partir de nuestra investigación preparamos esta guía para ayudarte a encontrar el mejor nombre para tu casa

Nombres Descriptivos

Muchas casas parecen “gritar” el nombre que les corresponde por algún detalle muy característico de su apariencia, como el color (Casa amarilla), el jardín (La higueraLos robles) la arquitectura  (Cuatro Picos ) o la ubicación (Barranco Ranch, Casi Al Fin). Si no se te ocurre ningún nombre, simplemente mirando cómo describirías tu casa podés encontrarlo.

Nombres Estelares

Están quienes se inspiraron viendo el cielo estrellado de sus balnearios y se les ocurrieron nombres de constelaciones como Perseo  o Libra. También encontramos quienes nombraron su casa durante una noche de Luna Nueva, al Amanecer, en el exacto momento en que se ve el Sol Naciente, y en ese momento del atardecer que los cineastas llaman "La hora mágica" porque da la mejor iluminación del día para filmar.

Cariñosos

Si nombrar darle a la casa un calor hogareño, estos nombres dieron en el clavo: Dulce HogarSweethomeEncuentroLa preferida. Sacar nuestro lado emotivo es un recurso que nunca falla para encontrar un nombre.

Los homenajes

Nunca pueden faltar las casas que homenajean a algún personaje emblemático (sea el dueño de la casa, un ser muy querido o alguien importante en la historia de su construcción).  Son casas, literalmente, con nombre propio: Lo de TereLo de NachoTiza y TataTía AmandaEl Gringo. También hay homenajes extra-familiares, como la casa Guernica en honor a Picasso, o La Bella y la Bestia que recrea el clásico infantil.
 

elgringo.jpg
El Gringo

Nombres Compuestos

Dentro de las casas con nombres propios, merecen una categoría aparte los nombres formados por la unión de otros dos, que en general son de los hijos o nietos de los dueños de casa. Esta es la fórmula que usaron para nombres como LumarAguscamiFlomarJoymaMarynos.

Los que expresan la función de la casa

Otra táctica muy usada para elegir el nombre de la casa en el este es responder la sencilla pregunta: ¿cuál es su finalidad? Muchos determinan que será su lugar de Retiro; mientras que otros van por el descanso absoluto y la convierten en su Lexotan. Es lindo ver cómo muchos han encontrado en el Este Un lugar en el mundo o hasta una Dimensión Desconocida y cómo otros simplemente desean contemplar el entorno natural (Mira Verde). Pero también están los que tienen intención más de diversión que de descanso, como Zafada o La Conejera  (que nunca sabremos si es un nombre literal o metafórico, pero la duda ya lo hace buenísimo).

Tangueros

Nos encanta ir paseando y encontrar esos nombres que se animan a ir más allá con una expresión bien tanguera: La  PercantaOrejanoLos MareadosZafarrancho.

De buen beber

“Los Mareados” también podría haber entrado en esta categoría de casas que seguro albergaron buenos brindis: TannatMedio y MedioButiá, y el más fuerte: Tequila

Religiosos

Son muchos los que se van para el este  religiosamente todos los fines de semana. Algunos expresan esa religiosidad con nombres que aluden a su fe, y por eso es común ver casas con nombres de santos, como San Antonio de AiguaSanta Cruz. Otros muestran su devoción con nombres como Sacramento o La Milagrosa.



lamilagrosa.jpg
La Milagrosa

Foráneos

Para algunos, irse al este es como estar en otro país, como se ve en el nombre extranjero de varias casas: Lloret de MarKalahariPiccolo ParadisoTout va bien, Bicho-Preguiça.

Esos que solo entienden los dueños

Y porque hay que mantener un poco de misterio en la vida, siempre están los nombres que solo tienen sentido para quienes lo ponen. Muchos nos dan ganas de preguntar a qué se debe: FifteenAnifewaLa fuerza del destino, o el más explícitamente críptico: El secreto.



nombresraros.jpg
Anifewa

Clásicos de los clásicos

Hay nombres de casas que casi no faltan en ningún balneario, y que en seguida nos remiten a la idea de escaparse de la ciudad y disfrutar la costa. Seguro has visto alguna casa llamada La escondidaLos juncosEl rincónEl refugioEl remanso.Los que soñaron mucho con tener una casa en el este lo expresan con nombres relativos a eso: Nuestro Sueño en Playa Verdeo, Nuestro Sueño en Jaure, Nuestro Sueño en PiriápolisSueños en Balneario Buenos Aires, Entre Sueños en Araminda.



misueno.jpg
Nuestro  Sueño

Y en la lista de nombres clásicos no puede faltar el "Terrazas de", "Altos de…"  o "Pinares de...", completados con el nombre del balneario.

 

Los que siguieron un razonamiento parecido al nuestro…

…y se inspiraron en el punto cardinal donde se encuentra su casa: Rincón del EsteParaíso del Este,  Mar del Este todas "Casas en el Este" en el sentido más literario posible.

 

Si tu casa en el este aún no tiene nombre puede ser muy saludable contemplarla, pararse frente a ella y encontrarle uno que la represente. Cada casa (como lugar en el mundo), aunque no lo parezca, tiene grabada la mayúscula de un nombre propio. Como vemos, no hace falta ser los más originales. Solo es cuestión de ponerle cariño y encontrar ese nombre que identifique a tu casa del este.

La historia del nombre, contada por vos

Esta nota nos llegó. Le pusimos mucho cariño, investigamos, aprendimos y logramos contar el origen de una tradición que estaba allí y sobre la cual quizás nunca nos habíamos hecho muchas preguntas. Lo que queremos mostrarles ahora es lo que pasó luego de publicar el artículo: muchos quisieron compartir su propia historia y contar cuál era la tradición o el "secreto" detrás del nombre de su casa en el este. ¡Gracias toda la comunidad de Casas en el Este por los datos que aportaron!

Sabino, por ejemplo, nos contó que el nombre de su casa, Popigu-Zapanic 1982-1994, deriva de las iniciales de todos los integrantes de la familia. Azucena, por otra parte, nos decía que su casa en La Alborada se llama Rocío en Setiembre, porque su hija lleva ese nombre y nació en ese mes. En setiembre también compraron la casa.

El nombre Nina, casa ubicada en Bello Horizonte, según nos contó María Rosa, rinde honor a la perra de la familia, que tiene ahora 15 años.

En Antoniópolis, los dueños de la casa Rajosdanga, dejaron plasmados los nombres de sus tres hijos, de mayor a menor. Así se formó esta sonora palabra. 

Margarita, en cambio, hizo un acto de feminismo a la hora de elegir el nombre de su casa en Valizas. Le puso La Maura, en honor a Carmen Maura, la actriz almodovariana (como se denomina a las protagonias de las películas de Pedro Almodóvar), que participó en varios largometrajes que reivindican el papel de la mujer en la sociedad.

Miguel Ángel nos contó que en el caso de su casa en Portezuelo, el nombre elegido,Prima Domus, se debe a que fue la primera casa de la zona. La palabra "Prima", proveniente del latín, significa "primera" y alude también al caracter "señorial" y "digno" de la edificación.

La casa Lumar, ubicada en Las Flores, recuerda a los suegros de Anita. A través de este recordatorio los tienen presentes y les rinden de cierto modo un homenaje.

Por último, pero no menos importante, Ago Paéz, hija de Carlos Paéz Vilaró, nos contó el origen del nombre Casapueblo: "El nombre lo puso el escritor Fernando de María junto a Eduardo siquiera y Papá. Reunidos los tres comenzaron a ver que la casa siempre estaba llena de gente y fue así que pasó de ser una casa a una Casapueblo".


¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?
Inicia sesión o registrate
para agregar a favoritos
Correo electrónico
Continuar
O
Ingresar con Google
Ingresar con Facebook
icono Bienvenido de nuevo.
Ingresa tu contraseña
Tu contraseña Contraseña incorrecta.
Continuar
Estas ingresando como .
Cambiar de cuenta
Olvidé contraseña

Envíamos un correo a . Revise su correo y siga los pasos indicados para recuperar su contraseña

icono Escribe una contraseña
para registrarte
contraseña Contraseña inválida. Debe contener mínimo 6 caracteres.
Continuar
Hacer esto despues
icono Vivis con alguien más?
Mostrale lo que estas buscando
Correo electrónico de la persona con quien vivis Correo inválido.
Continuar
-->