Categoría: Noticias , 08 Agosto, 2017

La Laguna Garzón estrena puente antes de fin de año

La Laguna Garzón estrena puente antes de fin de año

La inauguración del puente sobre la Laguna Garzón este 22 de diciembre es la gran noticia de comienzo de temporada. Quizás lo que pocos conocen es que este nuevo pasaje de Maldonado a Rocha por la Ruta 10 significa el cierre de un proceso que llevó varios años: se inició tímidamente a mediados del siglo pasado y se concreta en 2015, luego de muchas idas y vueltas. El nuevo puente suma un capítulo a la historia de expansión de los veraneantes hacia el este, donde los puentes jugaron un rol fundamental para encender el turismo en los lugares más lejanos a Montevideo.


este puente si pronta_1.jpg 
Gracias Nico Pereira por compartir estas excelentes fotos con nosotros. Foto: Nico Pereira

La conquista del este puente a puente

Muchos recordarán de las clases de historia en el liceo que el hecho que marcó la expansión de Estados Unidos hacia el oeste fue el desarrollo del ferrocarril. De forma análoga, pero hacia el este, los balnearios de nuestro país fueron apareciendo y creciendo gracias a la construcción de carreteras y puentes que unieron los departamentos e hicieron más fácil el traslado entre Montevideo, Canelones, Maldonado y Rocha. La historia de las carreteras se entrelaza con la del turismo en la costa, y de eso tuvimos el gusto de charlar con el historiador Juan Antonio Varese, que entre tantas cosas que ha investigado en su carrera se especializó en trazar la línea de tiempo de las rutas uruguayas hacia el este (ver biografía).

En los comienzos del país, los montevideanos veraneaban en las afueras de la capital. Lugares como Capurro o Malvín eran balnearios lejanos para ir a vacacionar. Llegar a El Pinar era toda una aventura: había que atravesar dunas móviles y pastizales, y se necesitaban varios carromatos para la expedición. Por eso en el siglo XIX sólo las familias adineradas se aventuraban a “veranear” en lo que hoy conocemos como la Costa de Oro, sobre todo en la zona de Atlántida. Venían de Montevideo y de la zona de Pando, y a veces acampaban durante meses cerca de la playa, incluso con gallinas y vacas lecheras.

Los primeros puentes eran precarios. Sobre el arroyo Tropa Vieja, por donde hoy pasa la ruta 10 a la altura de Neptunia, apenas había unos troncos gruesos dispuestos paralelamente, con tablones encima.

Hacia el este de la Costa de Oro, el primero en crecer fue Piriápolis, adonde los veraneantes llegaban desde poblados cercanos, o desde lejos en barco o diligencias. El ferrocarril dio un gran impulso a la costa de Canelones y Maldonado; y llegó a Punta del Este en 1930. En esa época también se desarrollaron las carreteras y los balnearios se conectaban en forma de ramales: para llegar a José Ignacio, por ejemplo, había que ir hasta San Carlos en tren y allí tomar la ruta hasta la costa.

Balsa Barra pronta.jpg 
Antigua balsa de La Barra en Maldonado (Foto: División de Turismo de la Intendencia de Maldonado)

En aquella época, el primer puente sobre La Barra del arroyo Maldonado era muy rústico. Con el desarrollo sostenido de la zona, se construyó en 1947 un puente de hormigón, que once años después fue sustituido por uno de madera.

puente de la barra pronto en madera.jpg
Viejo puente de madera en La Barra, y el de hormigón en construcción. Luego vendría el ondulante. (Foto: Colección Anibal Barrios)

Es en la década del cincuenta que, con la construcción de la Ruta Interbalnearia, se elevan otros puentes importantes camino al este. En 1952 se construye el tramo de ruta 9 entre los arroyos Pando y Solís Chico, y en 1956 se aprueba la construcción de puentes sobre el arroyo Solís Chico, El Bagre, La Tuna, Coronilla y Solís Grande.

¡pronta arroyo solis grade.jpg 
  Vista del puente que cruza el arroyo Solis Grande desde abajo (Foto: Eduardo Godin

El acceso a las playas de Canelones y Maldonado se facilitó enormemente. Finalmente, en 1965, se creó el primero de los dos puentes ondulantes de La Barra, que selló el estatus de Punta del Este como uno de los principales balnearios de la región. 

puente la barra pronta.jpg 
Vista aérea Puentes La Barrae Foto Punta del Este

Al otro lado del río

Pero los puentes de la costa este no fueron los únicos que cimentaron el crecimiento turístico de nuestro país. Del otro lado, en el litoral oeste, los puentes entre Uruguay y Argentina sobre el Río Uruguay fueron vitales para el desarrollo de nuestros balnearios ya que “abrieron las puertas a un turismo diez o veinte veces superior”, nos explica el historiador Varese.

No hace tantos años que los argentinos pueden llegar a Uruguay en sus propios vehículos, sin necesidad de comprar pasaje de barco o avión. El puente General Artigas, que une Colón y Paysandú, fue inaugurado en diciembre de 1975 y un año después se habilitó el puente General San Martín entre Gualeguaychú y Fray Bentos. El pasaje de turismo se intensificó aún más con la inauguración del paso vial sobre la represa de Salto Grande en 1982, uniendo a la ciudad de Salto con su hermana argentina Concordia.

salto pronta_0.jpg
Puente que une Salto y Concordia (Foto: Uno Entre Ríos)

Con la inauguración de estos puentes nació la costumbre de los argentinos de llegar en masa cada verano en su propio auto, lo que obligó a mejorrar los servicios no solo a las ciudades unidas a los puentes, sino también a los destinos de playa que paulatinamente recibieron más y más visitas de nuestros vecinos. Para tomar dimensión de la importancia de los puentes, pensemos solamente cómo se vio afectado el turismo cuando los asambleístas de Gualeguaychú cortaron el puente entre 2006 y 2010 en protesta por las papeleras. 

El puente hacia Rocha, tan soñado como polemizado

Hacia los años 70', los balnearios de Canelones y Maldonado estaban bien conectados por ruta y llegar desde Montevideo era bastante cómodo. Poco después, los puentes sobre el Río Uruguay acrecentaron la llegada de veraneantes argentinos. ¿Pero qué pasaba con Rocha?

“El gran desarrollo de los balnearios rochenses se produce en 1928, cuando llega el ferrocarril de San Carlos a la ciudad de Rocha”, nos cuenta Juan Antonio. Hasta entonces, solo llegaba un barco de carga una vez por semana uniendo Montevideo, Punta del Este y La Paloma; y las carreteras eran muy precarias. A raíz de la llegada del tren, nace la competencia con el tráfico de carretera, y entonces las rutas comienzan a mejorar. Recién en los años 40 se conecta la ruta que va hasta el Chuy. “Tras la carretera van los autos, y con los autos la gente, y ahí sí empezó a llegar la gente de forma más rápida y masiva”, sintetiza el historiador

Para encontrar una vía más directa de llegar a Rocha desde Maldonado por la Ruta 10, en 1960 fue el primer intento de construir un puente sobre Laguna Garzón, para continuar el camino directamente por Ruta 10 hasta Rocha. Pero el puente quedó ahí, inconcluso, aún cuando en 1994 empezó a funcionar la balsa.

pre laguna garzon pronta.jpg
Balsa en Laguna Garzón. (Foto: División de Turismo de la Intendencia de Maldonado)

Hasta que en el 2014 se demolió para empezar la obra del nuevo puente circular, diseñado por el arquitecto uruguayo Rafael Viñoly. El costo de la obra superó los 13 millones de dólares, con el empresario argentino Eduardo Constantini como principal inversor. 

foto 8 pronta.jpg
La balsa a la izquierda y el viejo puente inconcluso ya demolido a la derecha sobre Laguna garzón

 

Como suele suceder con estos grandes emprendimientos, el puente estuvo en el ojo de la tormenta y fue muy cuestionado por su posible impacto ambiental. Si bien la Dirección Nacional de Medio Ambiente dio el visto bueno, aún hoy se escuchan voces a favor y en contra de su construcción (pueden entender mejor la historia y todas las repercusiones en nuestra nota Un puente llamado Laguna Garzón).

Pero el debate no termina con la inauguración: ahora el punto de discusión está en hasta dónde debería permitirse la urbanización en el entorno más cercano al puente. Lo que no hay dudas es que la posibilidad de cruzar la laguna en auto, eliminando las largas esperas y aglomeraciones de la balsa. 

El puente que se viene

Treinta kilómetros separan el puente de la Laguna Garzón de los puentes de La Barra. Y treinta kilómetros hay que seguir, pero en dirección este, para llegar a la Laguna de Rocha. La construcción de puentes sobre estos pasajes también mantiene una relación en cantidad de años: el segundo puente de La Barra se construyó en 35 años después del primero, en el 2000. Solo quince años más tarde, queda inaugurado el Puente Garzón.

Siguiendo esta lógica, no habría que esperar mucho para que se erigiera el último gran puente hacia el este. Es probable que alrededor del 2030 contemos con el puente sobre la Laguna de Rocha, que tendría más de un kilómetro de largo y sería el obvio paso a seguir para mejorar la conectividad dentro de la costa rochense. Hoy la Laguna de Rocha solo puede cruzarse navegando, y los balseros de Garzón están evaluando trasladar allí la balsa que se está despidiendo de la Laguna Garzón.

El mismo empresario Constantini, consultado por los medios de prensa sobre este futuro puente en la Laguna de Rocha, no descartó la posibilidad. Afirmó que si bien no lo prevé a corto plazo, “hay que leer bien las posibilidades de desarrollo entre ambas lagunas: el tamaño mínimo de los lotes, hasta dónde se puede construir, el espacio verde que es más de un 50% en cada área”. El inversor ya lidera un proyecto de desarrollo inmobiliario importante, Las Garzas, al otro lado del puente Garzón.

Tenemos uno de los 10 puentes más excepcionales del mundo

Además de ser importantísimo en términos de tránsito, el puente de Laguna Garzón cambia totalmente la fisonomía del paisaje, como años atrás lo hicieran los puentes ondulantes de La Barra. Ubicado unos 100 metros al norte del océano, el puente acapara la vista con su forma circular y su estructura gigante: tiene 51 metros de radio y 323 de largo, más dos tramos rectos en ambas cabeceras, de 46 metros. La calzada es de 5 metros y tiene pasos peatonales con barandas de acero galvanizado (un cambio de último momento que retrasó la inauguración 10 días).

El diseño circular sobre la laguna es prácticamente único en el mundo. Seguramente, en el futuro, el puente Garzón integre la lista de los puentes más asombrosos. Ese top 10 ya existe: hoy los puentes de La Barra, aunque muy curiosos, no lo integran. Lo cierto es que este puente nuevo tiene todo para posicionarse (como sucedió hace unos años con el Aeropuerto) entre los ejemplos más destacados de arquitectura internacional.


Top 10 list de puentes raros: ¿estaremos ahí con el puente garzón?

 

*Agradecemos especialmente a Juan Antonio Varese por su valioso aporte en la construcción de esta historia. En su libro “Rocha, tierra de aventuras” (Ediciones de la Banda Oriental) se puede indagar mucho más sobre la cronología de las rutas hacia el este. También tiene publicados otros 26 libros que hablan de las riquezas de nuestra costa, tradiciones gastronómicas y culturales, todo documentado con muy buenas fotografías, otra de sus pasiones (ver todas sus obras).


varese pronta_0.jpg
Gracias Juan Antonio

¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?
Inicia sesión o registrate
para agregar a favoritos
Correo electrónico
Continuar
O
Ingresar con Google
Ingresar con Facebook
icono Bienvenido de nuevo.
Ingresa tu contraseña
Tu contraseña Contraseña incorrecta.
Continuar
Estas ingresando como .
Cambiar de cuenta
Olvidé contraseña

Envíamos un correo a . Revise su correo y siga los pasos indicados para recuperar su contraseña

icono Escribe una contraseña
para registrarte
contraseña Contraseña inválida. Debe contener mínimo 6 caracteres.
Continuar
Hacer esto despues
icono Vivis con alguien más?
Mostrale lo que estas buscando
Correo electrónico de la persona con quien vivis Correo inválido.
Continuar
-->