Categoría: Academy , 08 Agosto, 2017

Detalles para que tus inquilinos se sientan como en casa

Detalles para que tus inquilinos se sientan como en casa

Limpiar, ordenar, fumigar y prestarle atención al jardín (aquí te explicamos cómo) son algunas de las tareas básicas que tenemos para preparar nuestra casa del este para el verano (otro post con consejos, acá). Pero si la idea es alquilarla, hay que ponerle incluso más esfuerzo y cariño a la preparación. Con algunos detalles extra, podemos colaborar para que el inquilino viva una experiencia grata y sus vacaciones comiencen con el pie derecho. Si se sintió como en su casa, el año que viene, cuando vuelva a alquilar, con seguridad tu casa sea su primera opción.

Antes de las vacaciones

Desde el momento mismo de concretar el alquiler, podemos hacer la diferencia y lograr que la previa a las vacaciones ya empiecen bien para el inquilino.

Dudas claras: Debemos estar listos para responder a todas las preguntas que tenga el inquilino. En este sentido, podemos pensar de antemano  sus posibles dudas sobre nuestra casa y tener las respuestas preparadas. Es más importante alertar sobre cualquier inconveniente para que el inquilino lo tenga en cuenta (desde algún colchón que ya no está en su mejor momento hasta algún ruido molesto puntual). Brindar buena información sobre el balneario también hará que se genere un vínculo cordial desde un principio.

Inventario: Es sumamente útil elaborar un inventario con antelación a fin de que el inquilino sepa con qué cuenta y pueda planificar qué llevar y qué dejar en casa (por ejemplo, sombrillas, cosas de cocina, mantas). Este mismo inventario servirá para que, antes de entregar la casa, se  pueda corroborar si está todo.

limpieza-3.png

La bienvenida

Llega el día de recibir a los inquilinos. ¿Con qué detalles podemos hacer que se sientan cómodos y a gusto en nuestra casa, que por el momento, será suya? Tomá nota:

SI LOS RECIBIMOS PERSONALMENTE:

Acceso fácil: Si es difícil llegar a nuestra casa, podemos acordar con el inquilino encontrarnos en un lugar conocido (una plaza, un supermercado) o de fácil acceso en el balneario (la entrada sobre la ruta), y desde ahí, acompañarlos hasta la casa. 

Visita guiada: Es buena idea tomarse algunos minutos para hacer una “visita guiada” por la casa, explicando las cualidades de cada habitación y el funcionamiento de los electrodomésticos.

Destacar la ubicación de ollas, frazadas, velas, adaptadores para enchufes y dispositivos para colocar pastillas anti mosquitos. Si algo tiene funcionamiento especial (canillas, ducha, aperturas...), explicarlo y dejarlo registrado por escrito.

LO BÁSICO:

IMG-CASAS-EN-EL-ESTE.png

Llaves: Entregar dos o tres juegos de llaves. Nadie desea organizar sus actividades en vacaciones en función del único juego de llaves de la casa.

Víveres esenciales: Fundamental que la casa tenga lo básico -agua fría en la heladera, aceite, detergente, papel higiénico y jabón- para que el primer paseo de los inquilinos no sea ir de compras. Y la casa se mantendrá mejor si los trapos de piso, rejillas, escoba, baldes y esponjas están nuevos.

Contactos: Es una excelente idea dejar una lista con contactos por si surge cualquier inconveniente. Entre esos contactos, importantísimo dejar el de algún vecino de confianza, el de la persona que habitualmente nos hace el mantenimiento de la casa (por ejemplo, para llamarla si hay una falla eléctrica o algo deja de funcionar) y, por supuesto, el nuestro. También es útil el contacto de la persona que se encarga de la limpieza de la casa o de alguien que pueda hacerlo, a modo de que el inquilino pueda contactarla durante su estadía o para preparar la casa antes de entregarla.

DETALLES QUE SUMAN:

tips-inquilino-canasta.jpg

Obsequio de bienvenida: Abrir la heladera y encontrar un refresco siempre es un detalle que se agradecerá, sobre todo después de manejar largo rato un día de verano. Y si la idea es agasajar, se puede dejar un vino pronto para descorchar sobre la mesa, acompañando un pan dulce o algún otro postre navideño.

Accesorios de playa: A todos nos gusta bajar a la playa con sillas y sombrillas. Para que el inquilino no tenga que comprarlas ni cargarlas en el viaje, es un buen gesto dejar los accesorios de playa a disposición, incluyendo juegos para niños.

Pasatiempos: Dejar a mano buenos libros siempre es un plus para acompañar las vacaciones (y si son libros con info del balneario, ¡mucho mejor!). Y para esos días en que el clima no invita a la playa, son más que bienvenidos los juegos de mesa y cartas.

tips-inquilino.jpg

La estadía del inquilino en nuestra casa es uno de los puntos más importantes que tendrá en cuenta cuando se terminen sus vacaciones y piense en cómo pasó. Si su experiencia inicial es buena, es probable que tenga la misma consideración con nosotros y nos entregue la casa aún mejor que como la encontró. Generar un buen vínculo y hacerle pasar un buen momento hará que, posiblemente, nos elija nuevamente para sus próximas vacaciones. ¿Y vos cómo sorprendés a tus inquilinos?


¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?