Categoría: Academy , 22 Junio, 2018

Cómo acondicionar tu casa del Este para el invierno

Cómo acondicionar tu casa del Este para el invierno

El Este es nuestro lugar preferido cuando hace calor y estamos de vacaciones, pero los días de invierno en la costa tienen una magia especial. Con las vacaciones de julio a la vuelta de la esquina, una escapada al Este con toda la familia parece el plan ideal. Sin embargo, generalmente nuestra casa de la playa está pensada para el verano, así que la cuestión ahora es cómo convertirla en una casa apta para los tiempos fríos.

Hoy te contamos cómo preparar tu casa de verano para el invierno y así aprovechar al máximo estas semanas con el calor de la familia y el hogar, y alquilarla a los miles de usuarios que buscan un lugar para pasar el finde desconectados de la ciudad.

Detalles cálidos


Dicen que los verdaderos cambios empiezan por los detalles, así que acá van una serie de propuestas que podés hacer para ir de a poco aclimatando tu casa de veraneo ya libre de arena. 

Estufa: Imposible alquilar una casa en invierno si no cuenta con una estufa. Las estufas a leña son las más codiciadas por los huéspedes en esta época (porque además funcionan para cocinar a la parrilla y no extrañar el parrillero); pero si la casa no es muy grande, una estufa a gas es siempre una solución accesible (y que esté recargada, por favor). Si no tenés calefacción y buscás las formas más eficientes de calentar la casa, se recomiendan el aire acondicionado o estufas de alto rendimiento. Requieren mayor inversión, pero sin dudas hacen que la casa sea más atractiva, que se aclimate mucho mejor, y ahorrando recursos energéticos en el largo plazo.



Separá tu casa por zonas: Si cada sector de la casa permanece “aislado” uno del otro, evitamos que el aire circule por demás y disminuimos la pérdida de calor. Con el solo hecho de cerrar las puertas de las habitaciones ya aportamos pequeñas cantidades de calor y nuestra casa se vuelve más confortable.

Burletes para todo: Para evitar el acceso de aire no deseado, podemos instalar burletes en ventanas y puertas. Son de muy fácil colocación y económicos, así que no hay excusa.

Aprovechá la luz solar: Si el día está soleado, aprovechá para dejar que pase todo el calor del sol que se pueda. Para esto, cerciorate de que no haya ningún obstáculo que perturbe la entrada de la luz, como cortinas o persianas. Es ideal acomodar y acondicionar los espacios para que los dormitorios estén expuestos lo más posible al sol durante el día. En la noche, sí debemos cerrar cortinas y persianas para evitar que el calor acumulado se escape.



Atención a los colores: Hay ciertos colores que repelen el calor y otros que lo atraen. Los tonos oscuros absorben más las altas temperaturas, mientras que los blancos o claros filtran poca energía. 

Una muda abrigada siempre a mano: Pasar el invierno de bikini o bermuda no suena nada atractivo. Seguramente ya hayas hecho el cambio de ropa de temporada en tu casa en la ciudad, pero esto también debe hacerse en la casa de veraneo si no querés sufrir el invierno en la costa. Nada más lindo que estar cómodo en casa usando pijamas calentitos y calzados abrigados. Esto también va para la cama: las sábanas de invierno tienen que ser de tejidos más gruesos que los del verano e incluir acolchados y frazadas para no pasar una mala noche con frío.



Velas: Además de ser el complemento perfecto de una cena romántica, las velas desprenden pequeñas cantidades de calor después de que están encendidas un buen rato.

Cociná como nunca: Invierno es sinónimo de suculentas comidas calientes. Tanto en el horno como en la estufa de leña, cocinar aporta muchísimo calor al hogar. Es una excelente forma de darle amor no solo a la comida y a quienes la van a comer, sino también a nuestra casa.


Nada como un reparador guiso de lentejas en los días más fríos

Los pisos ideales: Los pisos de madera, moquet o parquet son los mejores aliados en la lucha contra el frío porque son más calientes y confortables. Además, podés agregar alfombras que, aunque no son estrictamente aislantes, ayudan a conservar la temperatura.

Entretenimiento bajo techo: En invierno, las horas agradables para disfrutar el aire libre son mucho menos. Si querés que tus huéspedes pasen genial en estos meses fríos, es fundamental que la casa tenga TV con selección de pelis, una estantería con libros y algunos juegos de caja.

Construir pensando en el invierno


Si estás dispuesto a hacer modificaciones más grandes o estás pensando en construir, reciclar, reformar o comprar, lo principal es el aislamiento tanto de paredes y techo como del piso. Es importante instalar aislación térmica con materiales como lana de vidrio, poliuretano o poliestireno expandido, tanto para evitar humedades y la formación de hongos, como para generar una envolvente hermética que proteja de las fugas de calor. 

Un buen aislamiento térmico equivale a un hogar seco y sin humedades en invierno, una casa fresca en verano y un ahorro energético y, sobre todo, una promoción de buena salud.


Con estos tips ya podés sentarte tranquilo en tu casa en cualquier punto de la costa, y disfrutar de la vida en el Este hasta en los días más invernales del año.

¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?