Categoría: Eventos , 05 Diciembre, 2017

La Noche Blanca en La Floresta, una noche de todos

La Noche Blanca en La Floresta, una noche de todos

Foto de portada: Daniel Ferraro
Fuente: https://www.facebook.com/NocheBlancaUy
 

“La Noche Blanca es de todos”, se leía en la proyección hecha especialmente para la ocasión en el legendario ex hotel La Floresta. Y así lo sentimos los que estuvimos allí este sábado 2 de diciembre para vivir el retorno de uno de los clásicos del Este, que se realizó por primera vez en 2010 conmemorando los cien años de La Floresta, emulando la tradicional Noche Blanca de París.

Todos extrañábamos este evento cultural que el verano pasado no había podido realizarse. Esta sexta edición tuvo una enorme convocatoria, como nos tenía acostumbrados. Entre la multitud, el equipo de Casas en el Este tomó registro de la noche para compartir con ustedes esta crónica.



Fuente: https://www.facebook.com/NocheBlancaUy

Miles de personas en La Floresta


Fuimos temprano, como se recomienda para quienes van en auto a un evento que convoca siempre a miles de personas. Se vuelve difícil buscar un lugar para estacionar luego de las 19hs (además de que si vas antes de la noche ves uno de los mejores atardeceres del este).Ya a las a las 18 se notaba la buena asistencia y también la organización impecable, con la presencia de la policía de tránsito ayudando a encontrar los mejores lugares para dejar el vehículo.


Llegando a la Noche Blanca

Las calles cobran vida en La Floresta cuando la Noche Blanca invade el balneario una vez al año, convirtiéndolo en un museo abierto, y lo más importante: con acceso libre y gratuito. Las intervenciones artísticas modifican el paisaje urbano coloreando todo con un tono de ensueño.

Predomina el blanco, por supuesto, y de ahí su nombre: caminando se pueden ver peces de papel colgando de los árboles, o zapatos blancos que penden del techo de una glorieta en la rambla rodeada de esculturas. Pero también muchos colores en las luces que pintan las fachadas de las casas, en la escultura de un pez gigante hecho con fragmentos de botellas de plástico en el patio de una casa donde todos quisiéramos vivir, en los puestos gastronómicos o en los artistas que pintan en vivo. 


"...si duermen las carpas" por los artistas Juan Perazzo y Silvana Camors
Fuente: https://www.facebook.com/NocheBlancaUy

No solo la intervención del evento modifica el entorno, los vecinos también colaboran ambientando los jardines y ventanales con luces y velas. De nuevo, la Noche Banca es algo de todos. 

El recorrido pasa por el casco antiguo de la ciudad, con calles cerradas y iluminadas especialmente para la ocasión. Pero además se suman actividades que incluyen alta gastronomía y degustaciones de vinos, pintura, literatura, teatro callejero, danzas y acrobacias; más los escenarios en distintos puntos del balneario con grandes músicos en vivo.


Intervención artística "Con los pies sobre la tierra" por la artista Mayra González.
Fuente: https://www.facebook.com/NocheBlancaUy

Sorpresas a la vuelta de la esquina


El paseo es un circuito de 20 manzanas que nunca te cansas de recorrer varias veces. Y eso es porque no estamos en una muestra rígida, sino en un evento dinámico, siempre con sorpresas. Pasamos por un escenario y está cantando un dúo, a la vuelta una banda de rock, volvemos y está tocando un solista, mientras que en el patio de la iglesia un coro te hace vivir el momento místico del año.

Donde antes la calle estaba vacía, ahora hay danza árabe o un espectáculo de circo. Cuando a la ida vimos un montón de arena a mitad de una calle, ahora nos topamos con un cocodrilo modelado en ella. Donde había títeres, ahora nos esperaba una estatua viviente; pasamos al lado de un pintor que estaba creando el rostro de un anciano, y al verlo nuevamente está dando vida a un paisaje… Nos encontramos con varias filas de sillas de madera en la calle, y al acercarnos vimos en cada una un libro y una linterna, para que quien quisiera pudiera leer un rato (Instalación "Momentos" por la artista Claudia Calace: 100 sillas, 100 libros, 100 linternas).


Escultura en arena por el artista Tucho Salari
Fuente: https://www.facebook.com/NocheBlancaUy

Viajando en el tiempo



Una de las casas más antiguas de La Floresta tenía estacionados tres autos de principios de siglo XX, entre ellos un carro de bomberos. Al mirar por las ventanas hacia adentro, nos sorprendimos al descubrir que todo estaba dispuesto como si el tiempo se hubiera congelado más de 50 años atrás: un primus con una caldera estaba a punto de ser encendido con su alcoholera al lado en la cocina, mientras se veía la heladera abierta con botellas de leche.


A punto de viajar al pasado


El dormitorio tenía un vestido doblado sobre un baúl, la cama recién tendida, el salón de té a punto de recibir invitados, el salón con la caja de madera abierta repleta de cubiertos. Los años dorados estaban esculpidos en su interior.



Dominando todos estos pequeños tesoros del balneario, estaba el imponente Ex Hotel de La Floresta, justo frente al mar. Allí estaba el escenario principal y las proyecciones sobre la fachada daban un espectáculo impactante.

Servicios de diez puntos


Cuando pensamos en merendar, comimos la torta frita más grande y más rica a $20, y un pastel con dulce membrillo bien hojaldrado recién hecho. Cuando se terminó el mate decidimos buscar algo rico para la cena. En la rambla misma, a cada extremo de los límites fijados, podías tomar cerveza artesanal, degustar pescado, pizzas o un buen chivito

Nosotros optamos por dos brochettes de pollo con salsa barbacoa y papas fritas, y una hamburguesa al pan con su porción de fritas entreveradas con exquisito queso cheddar, todo por $500 en porciones generosas. Cada carro de comida era temático, pintoresco y encantador, sin desentonar ni un poquito con el entorno del evento.


Proyecciones en el ex hotel La Floresta

En cuanto al servicio sanitario, baños químicos estaban instalados en lugares estratégicos, nunca se saturaron y siempre había alguno disponible. También había ambulancias en la periferia, por cualquier cosa, y la seguridad era una garantía con policías recorriendo o instalados en las zonas de más tráfico de gente.

Una experiencia única


La Noche Blanca de La Floresta es para toda la familia, sin duda de los eventos más importantes de la costa canaria, y uno de los fundadores de las “Noches Blancas” que se comenzaron a realizar en toda América. Hay que felicitar a la organización, a los artistas y a cada participante que hizo una vez más, de este evento anual, la mejor opción para iniciar la temporada.


¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?