localidades de El Chorro en | Casas en el Este

El Chorro


El Chorro


El Chorro

Con el privilegio de formar parte del corredor oceánico ininterrumpido que nace en La Barra y llega hasta José Ignacio, El Chorro es la primera opción, avanzando hacia el este, que se presenta como balneario tranquilo dentro de una zona que desde Punta del Este hasta Manantiales está marcada por una intensa actividad y concurrencia. El balneario se ubica en una zona alta de la costa, lo que le da una buena vista marítima a las casas ubicadas a pocas cuadras del océano. Estratégicamente cerca de las playas más glamorosas de toda la movida esteña, es ideal para alojarse en un lugar calmo pero a pasos de toda la movida de sus vecinos.

parador chorro.jpg
El glamour de Punta está muy cerca

Ubicación

El balneario se localiza en el kilómetro 166 de ruta 10, justo después de pasar el empalme con la ruta 104 rumbo al este. Limita con los balnearios Manantiales al oeste y Punta Piedras al este.

Historia

El Chorro recibe su nombre de la misma naciente de agua que bautizó el balneario Manantiales, una emanación acuífera a la que acudían los navegantes y los primeros pobladores de la zona para abastecerse.

Balnearios Cercanos

Sin duda la tranquilidad de El Chorro se ve complementa con la animada vida veraniega de sus Manantiales y Montoya, sus vecinos al oeste, a los que se puede llegar caminando fácilmente. En temporada alta, ambos mantienen una intensa actividad en sus paradores con eventos, espectáculos multitudinarios y shows en vivo que atraen a muchos jóvenes. La opción perfecta y bien cerca cuando se quiere abandonar la serenidad de El Chorro.

  • La Barra, unos minutos al oeste, es el punto comercial central de la zona, ya que tiene numerosas tiendas, restaurantes y un shopping donde también se realizan eventos al aire libre. Aquí los veraneantes de El Chorro encontrarán todos los servicios necesarios y una amplia gama de lugares para salir a la noche.
  • José Ignacio está a pocos kilómetros al este, un lugar que hay que visitar por el día. En este balneario se puede disfrutar de buenas playas lejos de la intensidad que marca la tónica en las cercanías de El Chorro, pero con servicios y gastronomía de primera línea.
  • Punta del Este siempre está disponible con todo el abanico de actividades, paseos de compras, restaurantes y entretenimiento, a pocos kilómetros hacia el oeste. Se puede ir también por el día a recorrer el puerto y visitar a las islas cercanas; o aprovechar alguno de los eventos deportivos, de moda y shows musicales internacionales únicos en el país.
atardecer chorro naranja.jpg
Un atardecer desde la zona norte de El Chorro

Playas

En lo alto de la temporada, la playa de El Chorro es bastante concurrida, aunque no por eso pierde la atmósfera pacífica que lo identifica como un balneario mucho más distendido y tranquilo que sus vecinos cercanos.

Es una playa de arena gruesa, mar profundo y olas fuertes. Tiene poco más de un kilómetro de extensión, desde el inicio de la ruta 104 hasta la pequeña saliente rocosa al este, donde hay algunas casas en primera línea.

Actividades

Las actividades que se pueden realizar dentro del El Chorro van a tono con el ambiente desesestresante que define balneario. Además de pasar días de relax en la playa, se puede tomar la bici y recorrer los caminos internos, en la zona norte del balneario. La belleza del paisaje es cautivadora y se puede avanzar tres o cuatro kilómetros en un área cada vez menos poblada, a campo abierto. Por más que no se conozca el lugar hay sólo un par de caminos que se adentran lo suficiente en la vía norte-sur; es imposible perderse.

También se disfrutan mucho las caminatas por la costa hasta los balnearios vecinos, que están muy cerca. Si se busca más serenidad, se puede ir al este a Punta Piedras; si se busca movida y fiestas en la playa hay que caminar al oeste, hasta Manantiales.

playa pasto chorro.jpg
Playa desierta, ideal para alejarse del ruido y la movida

Paseos

  • Fundación Pablo Atchugarry: Apenas unos kilómetros alejado de la playa, este lugar es una recomendable opción para los amantes del arte. Bajo la batuta del escultor Pablo Atchugarry, allí funciona un museo, el propio taller del artista, auditorios y salas de exposiciones. La idea es fomentar la cultura y el arte en todas sus formas, realizándose exhibiciones y eventos de distintas ramas artísticas. Está ubicado en ruta 104 kilómetro 4,500. Web: 
  • Museo del Mar: Ubicado en La Barra, a pocos minutos, es un paseo único en la región, perfecto para hacer en familia. El museo presenta un despliegue incomparable dedicado a la fauna marina que dejan con la boca abierta al visitante, desde el esqueleto de ballena hasta los miles de caracoles diferentes que se exponen en una de las salas. Hay un sector dedicado a la historia reciente de los balnearios y colecciones sobre las aventuras que conocieron nuestras costas en siglos pasados, con fotos, aparejos y objetos de época.El museo se encuentra en las calles Pedro Alcardi y Romildo Risso.
  • Circuito de Lagunas: Los que disfrutan el contacto cercano con la naturaleza, en esta zona se pueden conocer fácilmente tres lagunas, cada una con su propia identidad y características. 

Laguna Blanca, dos kilómetros al oeste, es el lugar que brinda agua potable a los alrededores, y forma un lindo paseo. Lo que la hace única es la presencia de solo dos especies de peces y una de camarones, que se han desarrollado en abundancia ya que no tienen depredadores que controlen de forma natural su natalidad.

A unos 15 kilómetros al este se encuentra Laguna José Ignacio, la elegida para practicar kitesurf y parapente, o para disfrutar de una tarde de picnic. Está muy a la mano ya que se encuentra bien al costado de la ruta y no hace falta realizar grandes traslados.

Finalmente, pasando José Ignacio se encuentra Laguna Garzón, que corta la ruta costanera y si bien ya se está construyendo un puente para realizar el cruce, aún funciona la tradicional balsa que transporta autos y personas al otro lado, donde empieza el departamento de Rocha. Hay poca población en torno a la laguna así que es un lugar solitario y apacible donde a veces puede verse las aves que habitan la zona y algún pescador artesanal realizando su faena. Allí también funciona una escuela de kitesurf.

casa chorro.jpg
Casa en El Chorro rodeada de vegetación.

Gastronomía

Es cierto que El Chorro es un lugar tranquilo, pero no por eso carece de oportunidades bien cerca para quienes quieran disfrutar de una buena cena. Nuestras recomendaciones son:

  • Elmo Resto Bar: Situado dentro del balneario, este restaurante pequeño y acogedor invita a una agradable cena con amigos o en pareja. La iluminación es tenue, eventualmente hay música en vivo, y tiene tanto mesas internas como un hermoso patio para comer al aire libre, más que recomendado en verano. Además de la ambientación cálida, sus puntos a favor son el menú variado, una excelente atención y una buena relación calidad/precio. Su punto en contra es que se dificulta mucho conseguir reservas y hay que llamar con tiempo.

Platos recomendados: Chipirones encebollados; o pizza de rúcula con queso de cabra.

Ubicado en La Bota y calle 71, a un kilómetro de la playa, El Chorro.

Teléfono: 094 069 111

  • Selenza Club de Mar: Este parador en Manantiales combina ambiente informal y cocina de autor. Está sobre la costanera y tiene un espacio sobre la playa misma, con mesas y servicio gastronómico. Es ideal para cenar temprano y hay que tener en cuenta que en temporada alta es muy concurrido.

Plato recomendado: Cebiche.

Ubicado sobre ruta 10, frente al hotel Selenza, poco después de pasar el empalme con ruta 104, al oeste; Manantiales.

Facebook

  • Manantiales Point Resto Bar: Vistoso restaurante que cubre toda una esquina del cercano balneario vecino, donde se respira un aire distendido, para ir en familia o con amigos. Hay buena capacidad tanto dentro como en sus mesas exteriores y el menú maneja platos basados en carnes y frutos del mar.

Platos recomendados: Chivito o una buena milanesa.

Ubicado en Ruta 10 esquina Sarandi, Manantiales.

  • La Huella: Un clásico de José Ignacio, a pocos minutos en auto de El Chorro. Emplazado  sobre la playa con una excepcional vista al océano, su carta oscila entre los frutos del mar y la parrilla. Ideal para un almuerzo de primer nivel. Conviene reservar porque es muy concurrido todo el año, incluso por algunas celebridades.

Plato recomendado: Croquetas de cangrejo sirí.

Ubicado en Playa Brava dentro de José Ignacio.

ruta chorro.jpg
Empalme rutas 104 y 10

Vida nocturna

El Chorro carece de movida nocturna y eso lo hace más atractivo para los que buscan descansar. Para los que quieren diversión, al lado está toda la actividad de Manantiales y Montoya, que desde el atardecer ya están a pleno con los eventos y fiestas de los paradores.

Si se buscan más lugares para salir hasta la madrugada hay que trasladarse hasta La Barra, pocos minutos al oeste. Aquí hay una movida más que intensa en fiestas privadas (se han vuelto populares las casitas alquiladas por jóvenes donde hacen sus propios eventos); en los pubs céntricos (con música en vivo como para una previa con amigos), y los exclusivos boliches como Tequila o Arreche, los favoritos del jet set argentino.

El Mantra Resort brinda otra de las alternativas nocturnas con su casino y su oferta teatral donde se representan obras internacionales.

Sabías qué…

  • La mayoría de las calles de El Chorro llevan nombres que recuerdan la fauna del mar como “Brótolas”, “Pejerreyes” y “Merluzas”.
chorro atardecer demas.jpg
La puesta de sol sobre Punta del Este vista desde El Chorro

Servicios

En El Chorro hay muy poca actividad comercial; los servicios de toda la zona se concentran principalmente en La Barra, en la zona del centro y en el Shopping OH!.

Hay buena conexión de transporte desde la ruta 10 y también desde la caminería interna, y es bueno recordar que a media hora de auto al oeste se encuentra el Aeropuerto Internacional de Laguna del Sauce.

Balneario todo el año

El Chorro tiene una población estable de unos 500 habitantes, así que aunque las actividades decaigan fuera de temporada, no se convierte en un desierto como otros balnearios más alejados de esta zona. Por ejemplo el restaurante Elmo Resto Bar, tan codiciado en temporada alta, está abierto todo el año y es más descontracturado en otoño e invierno ya que se consiguen reservas mucho más fácil. Eso sí, si en el verano El Chorro ya es lo suficientemente tranquilo, fuera de temporada lo es aún más, muy recomendable para un fin de semana desconectados de todo.


Dejá tu opinión sobre este artículo