Rincones del Este para descubrir cuando estés en la costa | Casas en el Este


.


Rincones del Este para descubrir cuando estés en la costa

Sin dudas las playas del país es lo que más enamora a la comunidad de Casas en el Este. Pero ya que estamos de vacaciones, podemos aprovechar para conocer algunos lugares bellísimos cerca de la costa que están esperándonos para ser descubiertos. Aquí está nuestra guía de los mejores rincones del este. Ahora solo te falta aprontar el mate, calzarte los championes y salir a explorar.

Canelones


Remanso de Neptunia

Al comienzo de la Costa de Oro, cerquita de Neptunia, este rincón nos regala mucho verde agreste en el triángulo que forman el arroyo Tropa Vieja, el arroyo Pando, y la ruta Interbalnearia. Un lugar muy tranquilo para ir a matear cuando está cayendo la tarde e ideal para aficionados al kayak o la canoa. 

remanso.jpg
 

Parque de los Pájaros

Un recoveco de Marindia donde siempre se ven niños felices jugando con las esculturas de colores, que emulan a los pájaros que también habitan entre los árboles. Es un lugar muy querido por los locales, ya que era un basural en un zanjón que los vecinos convirtieron en un precioso jardín ecológico. Está sobre la Av. Del Nácar, cerca del centro de Salinas

parq de los pajaros.jpg


Estancias turísticas en La Floresta y Costa Azul

Para darle variedad al día de playa, la zona de Floresta-Costa Azul tiene dos propuestas de turismo rural bien familiares, ambas sobre el kilómetro 55,500 de la Ruta Interbalnearia. Pueblo Chico (teléfono 4373 9565) tiene un restaurante regional delicioso, parque con juegos para niños, piscina, alquiler de bicis para recorrer el campo y una propuesta de alojamiento de muy buen nivel. La Aripuca (teléfono) también ofrece un complejo campestre con gastronomía casera, canchas deportivas, piscina y animales de granja. Vida de campo a solo tres kilómetros de la costa.


Mirador de Aves en Guazuvirá

Ya sea que estás veraneando en la zona o en tu paso por la Interbalnearia, es muy recomendable detenerse en el Mirador de Aves del Bañado de Guazuvirá, a la altura del kilómetro 57,300. Es una estructura de madera sobre la carretera, rodeada de naturaleza, donde se puede pasar un rato observando las aves autóctonas del lugar. Si tenés binoculares, vas a disfrutar aún más el avistaje.


Paraíso Suizo

Tradición europea y muy buena gastronomía se combinan en este rinconcito de la zona de Jaureguiberry. Lo que lo hace único es que fue fundado por familias suizas y alemanas, que mantuvieron su cultura en la arquitectura y la cocina. Hay dos restaurantes excelentes: Pueblo Suizo, abierto todo el año en el complejo del mismo nombre;  y El Sueño, un pequeño local con menú suizo-uruguayo, que tiene cerca un minigolf y una cancha de tenis.

paraiso suizo.jpg


Maldonado


Pozos Azules en la Sierra de las Ánimas

Enmarcando la costa de Maldonado está la Sierra de las Ánimas invitando a todos los que aman la aventura. Quienes la visitan la describen como un lugar con magia, sobre todo si se llega al Cañadón de los Espejos y los Pozos Azules, dos piscinas naturales increíbles escondidas entre los cerros.

 Hacer la subida al Cerro de las Ánimas (el segundo más alto de Uruguay) lleva aproximadamente cuatro horas y cierto esfuerzo por lo agreste de la geografía, pero al llegar encontramos uno de los miradores naturales más deslumbrantes del país. Mucho más sobre este paseo en nuestra guía de destinos.

pozos azules.jpg


Parque Nacional La Cascada

A Norte de Piriápolis (Ruta 37, km. 1), este parque da origen al barrio residencial La Cascada, uno de los más serenos y arbolados del balneario. La vista del Cerro Pan de Azúcar, los antiguos bosques y la “cascada ferruginosa”, como la llaman (de unos tres metros de altura) convierten al lugar en un lindo paseo para los que están en la ciudad de Piria y quieren un lugar natural para ir de picnic.

la cascada.jpg


Isla de Lobos

Punta del Este es una de las ciudades más agitadas del continente durante el verano, pero también tiene destinos intactos para conectarse con la naturaleza.

Aunque el más conocido es el paseo a la Isla Gorriti (súper recomendable), desde el puerto también salen lanchas a la Isla de Lobos, para conocer su antiguo faro y su impactante reserva de lobos marinos, una de las más grandes de todo el hemisferio sur. La visita se hace desde el barco porque es una zona protegida.  

isla de lobos.jpg
 

Las Cumbres

Otro de nuestros paseos preferidos en Punta del Este. Además de ofrecer un panorama impresionante desde arriba (se ven las Lagunas del Sauce y del Diario, Punta Ballena, la Península y hasta la Isla Gorriti), en Las Cumbres está uno de los hoteles más lujosos del planeta. Subir en auto brinda una experiencia inusual, ya que en ciertos puntos del sendero parece que se desafía la ley de gravedad. Se llega por la ruta 12, en el kilómetro 3,5.

las cumbres.jpg
 

Arboretum Lussich

Hablando de miradores que enamoran, desde las pérgolas del Arboretum Lussich se obtienen vistas muy lindas de Punta Ballena. La arboleda que creó Antonio Lussich a comienzos del siglo XX con especies de todos los continentes hoy es un paseo ecológico fascinante, que incluye un museo interactivo para conocer la historia del lugar. La reserva está en la Av. Antonio Lussich, a solo un kilómetro de la costa.

arboretum.jpg


Laguna de José Ignacio

A dos kilómetros de José Ignacio está la laguna con la que comparte nombre, justo al lado de la ruta 10. Caminar en su entorno, observar las aves, hacer un picnic o practicar deportes acuáticos (como el kitesurf) son algunas de las actividades para disfrutar este paraje natural. También vale la pena darse una vuelta por la pequeña localidad de Santa Mónica, con sus lindas casas que dan al océano, a la Laguna José Ignacio o la Laguna de los Flamenocs Rosados.

jose ignacio laguna_0.jpg


Pueblo Garzón

Después de un hermoso paseo por la costa de la Laguna Garzón (y, si no lo has visto, una ojeada al moderno puente que desde no hace mucho une las costas de Maldonado y Rocha), la parada obligada es Pueblo Garzón. Sofisticado y simple, con sus casas antiguas y sus calles silenciosas –animadas por los cascos de los caballos-, esta localidad serrana de aire europeo reúne galerías de arte, restaurantes gourmet y tiendas de diseño. Para conocer más sobre este destino   recomendado por el New York Times, pueden consultar nuestra guía.

callespueblogarzon_0.png


Rocha


Santa Isabel

Apenas ponemos un pie en Rocha, luego de la Laguna Garzón y antes de Las Garzas, encontramos esta playa deshabitada de olas grandes que cautivan a los surfistas. Aunque no son aguas aptas para baño, hay más de más de un kilómetro de largo para tomar sol a gusto, lejos de las multitudes. Santa Isabel está en el kilómetro 205 de la ruta 10, a 20 kilómetros de José Ignacio.


Laguna de Rocha

Lo que hace tan especial a la Laguna de Rocha es su cercanía –y en algunos puntos, hasta mezcla- con el Atlántico, ya que está a solo metros de la costa. Así, toda la zona alberga una biodiversidad inmensa, que ha sido ingresada en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

El entorno de la laguna forma un Parque Nacional Lacustre donde se puede disfrutar avistamiento de aves, nutrias, tortugas y otros animales silvestres. Un sitio muy atractivo en la laguna es La Riviera, un pueblito con calles de tierra y playas de agua dulce, donde se puede visitar el Parque de la Prensa en homenaje a los periodistas de Rocha. Hay varias vías de acceso a los distintos puntos de interés de la Laguna, todos fácil de acceder desde La Paloma o La Pedrera. Mirá la guía completa en esta nota.

laguna de rocyha.jpg
 

Sierras de Rocha

Cerca de la capital rochense encontramos esta cadena de cerros que da todavía más belleza y diversidad al paisaje del departamento. Entre las elevaciones encontramos quebradas y arroyuelos donde habita fauna autóctona y flora indígena. El acceso está bien señalizado, por la ruta 109 a 9 kilómetros del puente sobre el Arroyo Rocha.


Monte de Ombúes

Una excursión imperdible para los que vacacionan en Valizas o Aguas Dulces es el Monte de Ombúes, a orillas de la Laguna de Castillos.  Es el mayor bosque de ombúes del mundo, algo realmente único dado que estos árboles crecen solitarios. El paseo no deja de sorprender con los ombúes de más de 500 años de antigüedad, los bañados, ríos y lagunas, y las especies autóctonas que allí habitan.

Hay paseos guiados que salen del puente sobre el arroyo Valizas (ruta 10, kilómetro 267). La Estancia Guardia del Monte también ofrece recorridos para conocer el lugar con más calma. En nuestra guía encontrarás mucha más info sobre este paseo ecológico. 

monte de ombues.jpg
 

Cerro Verde

Si estás en La Coronilla no podés perderte la vista oceánica desde lo alto del Cerro Verde. Son quince metros de altura y en la cima hay miradores de madera donde se pueden pasar horas contemplando. Dentro de la postal, están las Islas Verde y Coronilla, a las cuales también se puede ir en barco consultando a los pescadores de la zona. Un paseo también recomendado para los que están en Santa Teresa, ya que solo son cinco kilómetros desde la Fortaleza.

cerro verde_0.jpg


Laguna Merín

Ya en la frontera con Brasil, 106 kilómetros al norte del Chuy, esta enorme reserva de agua dulce es un buen paseo para hacer por el día o quedarse una noche en el Balneario Lago Merín, disfrutando sus playas y actividades. Toda la costa de la laguna es excelente para pescar, bañarse y hacer deportes acuáticos; con el plus de los montes y bañados nativos listos para ser explorados.

laguna merin_0.jpg


Balneario Alvorada

Si estás en el punto más al este de nuestra costa, ¿por qué no ir un poco más al este y mojar los pies en Brasil? La Alborada está pasando la Barra del Chuy, en el Municipio de Santa Vitória do Palmar. Tiene linda playa de arena blanca y dunas altas, además de algunos restaurantes para un buen almuerzo o merienda antes de volver a nuestra tierra.

la arbolada_0.jpg

 


Dejá tu opinión sobre este artículo