Categoría: Ecología , 08 Agosto, 2017

Casas con contenedores

Casas con contenedores

Al caminar por los balnearios del Este, seguro te han llamado atención algunas casas coloridas, de formas muy originales y un material que no es planchada, ladrillo, madera ni barro. Son casas hechas con contenedores metálicos, una las tendencias de construcción sustentable que más se ha disparado en el mundo y que hace algunos años viene en auge en nuestro país. Viviendas, oficinas, locales comerciales y hasta salones de liceo han aprovechado las ventajas de este tipo de arquitectura prefabricada.

Lo que más nos gusta de las casas costeras hechas con containers no es solo su aspecto descontracturado: es la reutilización de un elemento originalmente concebido para el almacenamiento. De todos los materiales posibles para hacer una casa, los contenedores deben ser los que tienen un “ciclo vital” más divertido. Pasan la vida viajando por el mar, transportando mercaderías de puerto en puerto -preparados para soportar las condiciones climáticas más extremas- y terminan, en muchos casos, alojando familias cerca del mar.

defmundo.jpg

Al reciclar contenedores viejos, estas construcciones ayudan a cuidar el medio ambiente, y además abaratan los costos de edificación incluso en el caso de usar containers nuevos. Son adaptables, personalizables, fáciles de instalar.

Si estás pensando en ampliar tu casa en el Este o construirte una casita en la playa, usar contenedores es una muy buena alternativa ecológica, que está delineando la nueva visión del futuro en arquitectura.

De almacenamiento a alojamiento

Aunque la tendencia despegó no hace tanto, el uso de contenedores como alojamiento es una idea que tiene unas tres décadas. En 1987, un estadounidense, Phillip C. Clarke, presentó una solicitud de patente para este “Método que convierte uno o más contenedores metálicos marítimos en un edificio habitable en el lugar de construcción”. El otro precedente es militar y se remonta a 1991 en la Guerra del Golfo, cuando las tropas norteamericanas utilizaron los contenedores como refugios, revestidos con sacos de arena.

Hoy las casas de contenedores combinan buen gusto y diseño con la arquitectura pensada en el más estricto sentido funcional. Hay varios ejemplos interesantes en el mundo como el famoso Tree Hotel con sus habitaciones cúbicas suspendidas entre los árboles. En Costa Rica se adaptan containers descartados de barcos y los convierten en viviendas, proyecto liderado por el arquitecto Benjamín García Saxe.

¿Qué los hace tan atractivos? Los containers son rápidos de instalar ya que la estructura ya viene construida, ahorran mano de obra, materiales y tiempo. La edificación demora mucho menos que una casa con materiales convencionales. Son muy personalizables y versátiles, se pueden ensamblar todas las estructuras imaginables.

def3_0.jpg

Por ser más ligeros que las construcciones convencionales, a la hora de ser colocados los contenedores solo necesitan puntos de apoyo sobre bases de hormigón; una cámara sanitaria y casi nada más. Al no requerir excavaciones, son una opción muy ecológica ya que tiene el menor impacto sobre el terreno.

Al contrario de lo que se puede pensar, también son durables: están diseñados para apilarse y resistir larguísimos viajes; además de que por dentro se pueden revestir de cualquier material  y la pintura puede resistir hasta cinco años sin retocar. Si el interés está puesto en el cuidado ecológico, estas viviendas son ideales para sumar paneles solares, o acoplarlas a proyectos de huertas orgánicas.

Por todas esas ventajas, cada vez son más los que optan por containers en Uruguay, sobre todo en los balnearios del este. Se ven varias casas de este estilo en San Francisco, Aguada y Arachania en La Paloma, y también en Punta del Este, Laguna del Sauce, José Ignacio y La Juanita. Los entornos agrestes de la costa combinan perfecto con esta arquitectura alternativa, quizás porque los contenedores tienen, de por sí, un origen marítimo.

La practicidad de estas construcciones hace que sean la mejor opción en caso de que se requiera una vivienda con urgencia. Fue lo que vivimos el octubre pasado con el refugio SOS Rescate Fauna Marina, cuando el temporal arrasó con la casa de su fundador, Richard Tesore, y se pudo habilitar rápidamente una vivienda para él gracias a la solidaridad de Multi Container, que cedió un contenedor.

multi def.jpg

 

Cómo transformar un contenedor en una casa

Las empresas especializadas en contenedores no solo tienen alquilan y venden módulos, sino que también brindan todo el asesoramiento necesario. “Casi ninguno de los contenedores que vendemos para usar como casas se van con su formato original”, nos cuenta Dante Peirano, del Departamento Comercial de Multi Container. “Los clientes  eligen este producto aparte de por ser más barato y por ahorrar tiempo de obra, porque se puede adaptar y personalizar a las necesidades de cada uno”.

Desde que el cliente elige el contenedor (en la web o en persona) y finaliza la adaptación del container pasan entre 30 y 40 días. El intercambio es constante entre empresa y cliente, quien hace seguimiento paso a paso e incluso puede visitar la planta para ver cómo está quedando. “Así ganamos nosotros y gana el cliente”, explica Peirano.

def4.jpg
 

Algunos tips:

Pensá en grande. No te limites por la forma y medidas de un solo contenedor, ya que se pueden ensamblar y acoplar en miles de variantes. Por más que sean ensamblables, una buena idea es dejar espacios entre los contenedores para luego cubrirlos con trozos de contenedor que sobren de las modificaciones, o con hormigón, o con lo que mejor se adapte a tus necesidades.

El aislamiento es fundamental. El metal concentra mucho el frío o el calor, por lo que necesita acondicionamiento. Una idea simple es crear una doble pared (corcho, mantas de cáñamo, celulosa, lana de vidrio o poliestireno) en la parte interior del contenedor, simulando el sistema de aislamiento de las casas tradicionales. Para el piso, corcho o espuma rígida, piso flotante o cármica, y de ser posible aislarlo por fuera. Y hablando del exterior, la madera es una buena opción para el aislamiento externo si es que no vas a dejar el acabado original. Para el techo algunas opciones son chapa galvanizada, isopaneles, lozas de hormigón alivianado o tejas americanas.

defcontainer.jpg

Precios e instalación. El modelo más vendido en Multi Container es el contenedor de 40 pies High Cube, que cuesta unos 11.600 dólares. Una segunda opción incluye dos contenedores acoplados por unos 30.000 dólares. A estos precios hay que sumarles el IVA, el traslado, y ver las modificaciones que el cliente quiera hacer (que a veces abaratan costos ya que se quitan elementos). Viene incluido en el precio el aislamiento, y en el caso de contenedores dobles, el trabajo de acoplado, que se realiza en el lugar donde se instalan. En el caso de un contenedor simple ya viene todo pronto y lo único que hay que hacer en el terreno son las conecciones de los servicios y los 6 bloques de cemento donde descansa el contenedor.

El aspecto legal. Lo cierto es que depende de cada intendencia, conviene que te saques todas las dudas en la intendencia donde pensás instalar tu casa - contenedor. En el caso de Multi Container, la empresa no hace trámites pero te asesora en este sentido. Lo que sí necesitás sin importar dónde instales tu casa es el permiso de construcción.

def6.jpg

 

Un mercado en ascenso

Para Multi Container, los cambios en el mercado de contenedores se vienen notando mur rápido. Por ejemplo, hace dos años trabajaban mucho con otras empresas, vendiendo o alquilando contenedores para usar como oficinas o para obras de construcción. Solo uno de cada cinco e-mails que le llegaban a la empresa eran para consultar por contenedores con fines hogareños. Hoy, son 4 de cada 5 consultas. 

La perspectiva es que el mercado se siga abriendo cada vez más en este sentido, y que en las playas veamos muchas más de estas creativas casas con contenedores ensamblados.

 


¡Compartí con tus amigos!
¿Qué te pareció esta noticia?